Seleccionar página

Hasta hace algún tiempo, familiares míos, unos pocos amigos que aún no me han quitado el saludo, algunas exalumnas que todavía siguen fascinadas con mis aciertos astrológicos y uno que otro despistado de las redes sociales, me consideraban un conspiranoico. Tal vez lo era un poco, pero ya no, o mejor: ya hay demasiada competencia. Lo más conspiranoico que uno puede ser en la Era Covid19, es no serlo. La pandemia dejó al descubierto que ahora el 99% del planeta es conspiranoico. Lo peor: todos creen haber descubierto cuál es el Nuevo Orden Mundial.

Ordenemos el asunto:

Primero, ¿por qué insisten en llamarlo “orden”? Eso es un contrasentido. Si se trata de una “orden” que hay que obedecer, pues tal vez sí, ya que el rebaño de ovejas obedientes ha crecido; si se refieren a un ordenamiento, están locos. Nunca antes hubo tal desconcierto ni el mundo estuvo tan patasarribiado como ahora.

El Cambio climático, dejó de ser noticia, aunque sigue siendo una amenazante realidad, quizá más peligrosa que la DMS (Desorganización Mundial de la Salud) y menos lenta en reaccionar que la DND (Desorganización de Naciones Desunidas). El Racismo, unido a la intolerancia y políticas contra los inmigrantes, exacerbaron los odios como si no estuviéramos ya en el pico más alto. Hoy, el lenguaje global es el odio y la palabra “amor” comenzó a desaparecer hasta de las letras de las canciones, especialmente si se trata del reguetón. La pandemia, en seis meses ya deja más de 800.000 muertos en el mundo, de los cuales 175.000 los puso Estados Desunidos de América, tres veces más que las 57.000 bajas norteamericanas en la guerra de Vietnam, que luego de 20 años de horror, finalmente perdió, no sin antes dar de baja a más de 5 millones de vietnamitas. EUA mató más seres humanos, pero perdió la guerra o tal vez, perderla, era el objetivo. Por esta razón, no es aconsejable que EUA libre una guerra convencional contra la China. Serían más de 1.500 millones de chinos contra 330 millones de norteamericanos, con el agravante de que tal vez más de la mitad de los gringos enviados a disparar sean drogadictos, aunque si se trata de eliminar a los drogos rápido, puede ser una estrategia, así como el mundo se ha unido para hacer desaparecer a los viejos confinándolos y a los niños volviendo estériles a quienes querían ser papás. 

Los presidentes hijueputean a sus homólogos, se mientan la madre unos a otros delante de sus mamás y de millones. Sus alocuciones son más vistas en las plazas de mercado que cualquier reality y claramente superan en grosería y en lenguaje barriobajero a los honorables rusos que a punta de palustre están construyendo la nueva Colombia, paraíso terrenal en donde tenemos Premio Nobel de la Paz, pero seguimos en guerra.

Le dieron el Premio Nobel de Literatura al cantante folk-rock Bob Dylan por la poesía de sus canciones, pero gran parte del mundo prefiere escuchar reguetón y no quiere leer. Este año, Bad Bunny ganó el premio al mejor compositor del año. La letra de “Ella perrea sola” es una verdadera joya.

En Bogotá autorizan reabrir los bares pero sin venta de alcohol, así que las personas tendrán que prenderse con aguapanela y empanadas. En Cali autorizan la reapertura de 300 moteles y se llenan enseguida. No sé si con autorización a tener sexo o tan solo a saborear champús en privado. Solo hace falta que autoricen reabrir las piscinas sin derecho a meterse en el agua.

¿Hay luz al final del túnel? Difícil saberlo si estamos hablando del túnel de La Línea, que tras 15 años de construcción será una realidad el 4 de septiembre. (ElTiempo.com). No informaron de qué año.

 Aunque la idea me parece divertida, dudo que haya un grupito de viejos “illuminatis” –palabra que significa iluminados-, hipermegaultramillonarios bien conservados a sus noventa y pico de años, que se reúnen cada seis meses con unas modelos treintañeras que simulan tomar notas como si fueran secretarias, aunque en verdad no las invitan para eso, y si es para lo otro, ese grupito de viejitos ya estaría muerto. Creo que esos Illiminatis ahora se reúnen con sus esposas, sin secretarias. No los puedo imaginar, bueno sí, solo en parte, definiendo el “Nuevo Orden Mundial” en el decimoséptimo sótano de una isla secreta tipo bunker que no ha sido descubierta por ningún satélite, aunque claro, probablemente los satélites son de ellos.

Este Nuevo Orden Mundial está en la boca de todos y tiene nombre propio. Incluso tiene género. No lo digo de manera más explícita por puro sentido de conservación o supervivencia, como algunos dirían.

Podría seguir enumerando decenas de conspiraciones más que hoy son tema de las tertulias con las que las damas más prestantes de la sociedad “tardean” saboreando chocolate caliente, pandebonos, almojábanas y queso, o según sea la región y el estrato, las aguapanelas con calaos o los “calentaos” y las aguas aromáticas frutos rojos con una ramita de yerbabuena. Todas estas damas, sin haberse puesto de acuerdo, están redefiniendo las nuevas reglas que nos regirán, el “Nuevo Orden Mundial”, puesto que es más que evidente que los hombres fracasamos de manera vergonzosa, contundente y casi que apocalíptica, en el intento de manejar de manera ordenada el mundo y el resultado fue el Pandemonium que estamos sufriendo todos por igual.

No hace falta analizar el Nuevo Orden Mundial con pensamiento crítico ni con modelos matemáticos muy complicados de explicar aquí. Sí, el Nuevo Orden Mundial ya se debate en peluquerías, salas de belleza, restaurantes caseros “corrientazos”, novenas on-line y sesiones de yoga telepáticas. Comenzó de manera inocente y hasta juguetona cuando Cristina Kirchner le solicitó a un senador llamarla “presidenta” y no “presidente”. La RAE le dio la razón a Cristina. Llegó el uso y el abuso y la gran mayoría decidió seguir lo ordenado por la RAE de manera obediente u obedienta y ahora los políticos y congregaciones religiosas buscan donantes y donantas. Ya hay un proyecto en marcha para abolir el Padre Nuestro y reemplazarlo por la Madre Perfecta. Las señoras paisas reunieron un fondo bastante atractivo para la Curia, para que “el pan nuestro de cada día” sea reemplazado por la arepa.

POSTRE

¿Y qué hacemos los hombres mientras todo este desorden se está tomando el planeta a sus espaldas? Nada. Sí, nada.

  • Somos ahora, oficialmente, el sexo débil, los ineptos, los holgazanes, descerebrados y casi que un error de la naturaleza. Somos una masa oscura y silenciosa que deambula por los rincones de nuestras moradas, sabiendo en secreto que las verdaderas dueñas de este planeta están durmiendo al lado nuestro.
  • La mujer es ahora la presidenta, ama y señora del Nuevo Orden Mundial. Y créanme: es una señal esperanzadora. Si siempre han manejado a los que manejan el mundo, es más práctico que lo manejen todo ellas y dejen a los pobres hombres llorar en paz.
  • Para distraer mi mente de este escenario, he vuelto a leer los cuentos de Rafael Pombo y les confieso: he encontrado paz y algo de alegría.

*Aunque este es un espacio de opinión libre, por favor mantengamos el respeto, equilibrio y tolerancia. Se eliminarán comentarios que promuevan la violencia, el odio o rechazo hacia personas o comunidades por su orientación sexual, condición social, racial, religiosa; sexualmente explícitos u ofensivos, como también los que vulneren los derechos de los niños.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This